Archivos para diciembre, 2016

Una mutación de la especie.
Por primera vez en la historia, los machos homínidos producen maternaje.
Lo aprehenden de los animales más evolucionados, las águilas. El chamán visionario es un hombre con plumas.

buscafelicidad

Los seres humanos hemos realizado un salto evolutivo nunca antes visto; un ruptura en el desarrollo psicobiológico de la especie que lleva a que, por primera vez en millones de años, los machos adquieran la capacidad de maternar como las hembras.
Los hombres actualmente pueden ocuparse de un niño prácticamente desde su nacimiento, hecho inédito en la historia desde el punto de vista global e independiente de casos particulares.

Mutación

Esta situación posee una ventaja evolutiva notable: ante la eventual pérdida de uno de los progenitores, las crías humanas aumentan las posibilidades de supervivencia si tanto machos como hembras pueden garantizar la crianza en ausencia de la pareja; situación que se tornaba dificultosa en el esquema patriarcal donde, ante la falta del hombre proveedor las mujeres quedaban muy desvalidas para criar normalmente a sus hijos y, en el caso opuesto, los hombres se mostraban absolutamente incapaces de continuar la crianza de sus hijos teniendo que recurrir a algún tipo de reemplazo de la función materna, con gravísimo perjuicio psicológico de los niños que, tras perder a su madre, también perdían a su padre que no podía ocuparse de ello.

Volar como las Águilas

No obstante, esta situación no es novedosa en la naturaleza puesto que otras especies también han desarrollado la capacidad de ocuparse de las crías tanto machos como hembras; una de estas especies son las águilas, en particular, me refiero al cóndor, ya que es un ave local de Argentina -aunque el cóndor es más bien un buitre.

Las películas y el Inconsciente Colectivo

La película “En busca de la felicidad” muestra cómo un padre debe afrontar el difícil problema de la supervivencia en el mundo laboral, sin por ello soltar nunca la mano de su hijito que necesita de su presencia afectiva permanente, tras haber sido abandonados por su madre. El film permite conjugar dos situaciones dramáticas bajo un mismo enfoque: la necesidad de proteger a su niño hace que el personaje principal enfoque sus energías en la búsqueda de un futuro que pueda llevarlos juntos hacia la felicidad, sin que la realización de una necesidad implique el sacrificio de la otra, sino más bien retroalimentando una hacia otra la “energía” necesaria para emerger desde la crisis.

Síntesis

Existen en la psiquis humanas los denominados “mecanismos de defensa”, que representan aquellas maneras en las que los seres humanos nos defendemos de lo que nos duele o nos hace sufrir. Estos mecanismos de defensa pueden ser saludables o patológicos o, inclusive, indistintos, no tener mayor significado para nuestro yo. Sin embargo, existe una “no defensa” más eficaz que cualquier defensa.

cordero

Ejemplos de mecanismos de defensa pueden ser la racionalización, la tendencia a encontrar una explicación lógica a todo lo que nos pasa sin dejar lugar a la incertidumbre natural de la vida; otro es la proyección, en la que acusamos a otra persona de lo que percibimos en nosotros mismos pero no nos animamos a reconocer por nos produce mucho sufrimiento.

Muchos otros comportamientos y actitudes que adoptamos a diario pueden englobarse en este fenómeno mental, sin embargo, quisiera mostrar algo que responde a “otra lógica”, que no sigue el curso normal de acción y que si es realizado en el momento correcto, puede producir un enorme efecto sobre la salud de una persona.

Los mecanismos de defensa se desarrollan porque la imagen de nosotros mismos (nuestro Ego) se ha sentido herida o vulnerada de alguna manera e, inconscientemente, intentamos protegerla.

Hace muchos años, en medio de uno de los genocidios más atroces de la historia humana, los primeros cristianos vieron emerger en sus comunidades un símbolo del Inconsciente Colectivo que representaba a Jesucristo pero de un modo diferente que en aquellos que tenían una experiencia directa de él: lo percibieron como un cordero degollado en medio de un contexto donde había muy poco lugar para el Ego. Esto dejó una marca muy profunda en aquellas comunidades de cristianos perseguidos que les permitió sobrevivir casi 300 años a las persecuciones, amenazas, torturas y asesinatos por parte del imperio romano que terminó perdiendo la batalla interna frente al cristianismo naciente.

Como consecuencia de ello, es posible extraer una idea acerca de cómo puede una persona actuar cuando se siente muy angustiada y agobiada, se deba ello a una causa interna o externa.

Hay momentos en que no es conveniente forzar, ni luchar contra la adversidad, ya que el ser humano se adapta desde el deseo del corazón que brota por las heridas abiertas, lo hace generando símbolos vitales que le dan sentido a su vida; por ello, en ese mismo contexto al que me refiero, a Cristo también se lo denominó Logos o Sentido.

Hay algo más… hubo una persona que sin contacto alguno con Jesús llegó a las mismas conclusiones cinco siglos antes que él en China; algunos místicos dicen que Lao Tsé y Jesucristo se encontraron en el espacio atemporal del Inconsciente Colectivo. El pensador chino dijo “wu wei”, que significa “no acción”, y dejó en un librito de tan sólo 5000 palabras una de las marcas más profundas de todo el pensamiento chino; ocultas en la historia pero que emergen en el siglo XX… tal vez porque el “espíritu de la profundidad” (concepto junguiano) así lo atrae.

Cuando cae el Ego surge el Si-mismo, quién realmente uno es. Ello es sentido. No hay nada que hacer, surge solo si removemos los obstáculos.