El presidente que no pudo contra el narcotráfico

Ante el avance del narcotráfico en uno de nuestros países latinoamericanos, el presidente le solicita al Ministerio de Seguridad Interior una investigación que determine las causas de la situación y proponga los lineamientos a seguir a fin de evitar el crecimiento de este problema y cómo solucionarlo definitivamente.
El ministro encargado de la investigación era un hombre ya mayor y con mucha experiencia en la política tanto interior como exterior del país.

Mientras este hombre caminaba por los pasillos de la casa de gobierno, pensando por dónde comenzar su tarea, la voz de su intuición lo llevó a introducirse sigilosamente en las oficinas de los otros ministros, con la intención de ver en qué asuntos estaban. El ministro en cuestión se sorprendió al ver la pantalla encendida de una computadora de las oficinas y encontrar allí webs pornograficas. No hizo un juicio apresurado al respecto sino que se dirigió hacia la oficina de una de las ministras del gobierno, allí vió que esta funcionaria parecía pasar la mayor parte de su tiempo viendo series televisivas.

Aquella inspiración que, desde hacía muchos años se había acostumbrado a oír, le susurraba que el problema estaba aquí; no podía comprender qué tenía que ver esto con el narcotráfico, pero intuía que la solución estaba frente a su nariz y no podía verla.

Conexiones ocultas

Él había sido racional y planificador durante mucho tiempo, por ello se hallaba en el cargo, sin embargo, su trabajo actual se destacaba por su inspiración y creatividad a la hora de percibir los problemas y formular sus sugerencias al gobierno.

Luego de unas semanas de profunda reflexión y análisis de información, volvió a entrevistarse con el presidente con los resultados de la investigación. Con pesar y tristeza explicó que este país era un gran país, que había tenido grandes próceres en su pasado y que, gracias a la inteligencia de aquellos, el país resisitiría un tiempo la invasión de la droga, sin embargo, luego de un tiempo, las defensas de la sociedad fracasarían.

Este experimentado político explicó que los problemas nuevos se resuelven con creatividad y buenas ideas, cómo así también un carácter determinante. Pero la “fuente de la inspiración y la creatividad” está llena de basura; la fortaleza que tuvieron los líderes de antaño no encuentra lugar para habitar en estas mentes llenas de humo.

El narcotráfico trae líderes, violentos y patológicos, pero líderes fuertes, y hace mucho que por nuestras tierras no se genera alguien así. El carácter de los líderes narcos está forjado en el sufrimiento, el de nuestros jóvenes universitarios en el confort. El resultado de la batalla está dado desde antes de iniciarse.

Un antiguo arquetipo

Este mini relato es un arquetipo y está inspirado en la profecía de Ezequiel. Allí como aquí, la distracción de los dirigentes hizo que perdieran la capacidad de generar soluciones a problemas cada vez mayores que se presentaban.

Ezequiel criticó la idolatría y las imágenes pornograficas que adornaban las recámaras de los sacerdotes de Israel en el siglo VI aC. Me llamó la atención que uno de los significados originarios del nombre de Dios (yhvh) sea “inspiración”. Toda una sensación.

                              *   *   *

El presidente miró atentamente el informe del ministro y lanzó una carcajada. Dijo en tono de burla:
– ¿Y qué tiene que ver esto con el avance del narcotráfico en el país?

– Se lo voy a explicar de esta manera: un líder narco nació en un barrio periférico, conoce la pobreza y el hambre, seguramente tendrá más de un hermano muerto por la violencia, en su familia alguna mujer ha sido violada; él desarrolló su carácter en ese contexto. ¿Qué pueden hacer contra eso tus funcionarios modelados por Netflix y videos hot de YouTube?

Enciende la llama

Estaba preparando mi viaje a la Capital del país para continuar una maestría. Tenía reservado el hotel, los pasajes del transporte público comprados, en unos días partiría para el evento académico. 

Decidí tomar un café en la estación de servicio y, por esa sensibilidad que a veces me ayuda y otras me condena, sentí el impulso de dar un cambio brusco en ese momento, como si una voz me dijera: “no es hacia arriba, es hacia abajo”.

Sin terminar el café me fui conmocionado y me dirigí hacia el norte de país, a una de las provincias más pobres, a 9 horas de autobús.

Ir hacia hacia el norte del país tiene características propias: el transporte llegará fuera de horario, alguien comerá mandarinas durante el trayecto y seguramente un niño vomitará al lado de mi butaca -¡hay 72 butacas, pero esa niña tenía que emitir fuego volcánico al lado de la mía!. Partí con 0 grados y llegué con casi 30. El choque no podía ser más brusco.

Compartí 3 días con una familia amiga, charlamos, tomamos mates y hasta tuvimos un momento esperitual. Fui porque tenía una duda personal y lo que comprendí allí no podría haberlo hecho en ningún posgrado. Allí volví a encender la llama, tanto que todavía me quema.

¿Qué hace este tipo aquí?

Fui a escuchar un recital. Para mí gran sorpresa, uno de los músicos que cantaba con su banda estaba nominado a los Grammys. Me parecía estar en una realidad paralela. “¿Qué hace este yanqui aquí?” (como cuando vino Molotov a mi ciudad y fueron 50 personas).

No quiero hacerme extenso con lo personal, es una experiencia privada en última instancia. Lo que quiero comunicarte es que la disposición a cambiar de rumbo cuando sea necesario, a dar un volantazo de 180 grados y saltar hacia lo imprevisto, son absolutamente necesarios para encender la llama. Además de ello, no es hacia la acumulación del Ego la dirección en la que se enciende la llama de la inspiración y la pasión, sino en la dirección contraria.

Dios está de costado

Cuando observo a las personas en las bases de las pirámides religiosas, siempre veo lo mismo: gente de corazón humilde que busca a Dios con sinceridad, por eso me fui al norte de Argentina en vez de hacia la gran ciudad Buenos Aires. Necesitaba reconocer una vez más esta experiencia. A medida que una persona escala en las estructuras, siempre aparece el poder y es muy difícil resistir a él; allí aparecen la corrupción y toda clase de conflictos y divisiones. Yo no creo en dividir sino en unir, en rellenar las diferencias, por eso creo que “Dios está de costado” y no en la ascendencia de las estructuras religiosas.

Un secreto de Carl G. Jung

Te voy a revelar un secreto de Carl G. Jung. Él llamó “Inconsciente Colectivo” a un proceso de la psiquis humana en el que entra en contacto con los arquetipos de la cultura humana de todos los tiempos, cuya potencia rompe los esquemas mentales de la vida cotidiana; sin embargo, no se animó a decir desde dónde había tomado esta idea…

“El viento sopla donde quiere, y lo puedes oír; pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es el que nace de la Ruaj” -‘Espíritu’ en hebreo.

¡Suelta las riendas!

​El día que Dios sintió maripositas en la panza

Dios hizo una alianza en el desierto con el pueblo de Israel que fue retratada por profetas y maestros espirituales hebreos como un matrimonio espiritual entre Dios y la comunidad.

Profetas como Oseas imaginaron las traiciones del pueblo a Dios como las de una pareja infiel, siempre aludiendo al perdón de aquel ser enamorado; pero hubo un acto que no fue perdonado.


En particular, el profeta Jeremías menciona que un rey de Israel cometió una traición que no sería perdonada. Manasés quemó a su propio hijo en el fuego de un ritual de prosperidad.

En el 587 aC. Nabucodonosor destruye definitivamente Jerusalén, lleva al rey hebreo al exilio y nunca más volvió a haber rey en Israel. Algunos pocos profetas y sacerdotes mantienen la cohesión doctrinaria pero los profetas también se extinguen y sólo queda el ritualismo para el año 0; sin mencionar que el pueblo hebreo es esclavo de los romanos en ese tiempo.


Sólo el profeta Jeremías deja en claro, en sus páginas de dolor, que la alianza se ha fracturado para siempre. Si bien Yavé/Jehová mantiene la atención en Israel, con el comienzo del cristianismo tras la crucifixión de Jesús, comienza una nueva alianza. Literalmente “un nuevo matrimonio”. Pero la nueva esposa, representada en María Magdalena, no es un modelo ideal, todo lo contrario, se ha equivocado en el amor miles de veces; sin embargo, esta mujer de aparente corazón errático muestra una fidelidad incondicional a esta nueva alianza, tanto es así que es la primera persona a la que se le aparece Jesús resucitado.


Sin ir más lejos en el análisis, cuando se profundiza en la experiencia espiritual de las personas, se toma consciencia de que Dios habla y actúa, y muchas veces sus actos son menospreciados. Aunque cueste reconocerlo, Dios se divorció y contrajo segundas nupcias, y no sólo eso, lo hizo con un pueblo pagano, símbolo del mayor rechazo en la mentalidad hebrea precristiana.


Ninguna comunidad como la cristiana hizo tantas locuras de amor por este Dios que libremente la eligió, símbolo místico de un amor más allá de toda regla, de todo estandarte o ideal social.

Si ya no existen reglas que le den seguridad al corazón de Dios (porque cuando las hubo no pudieron contener el crimen), entonces la nueva medida de fidelidad que Dios ha trazado es la de la locura por amor, sobretodo si se trata de un corazón herido.


Ése fue el día en que Dios sintió maripositas en la panza, porque después de 6 siglos de espera, volvió a enamorarse.

Afirmaciones positivas para nuestros hijos

Había oído decir que es importante que nosotros, los papás, expresamos afirmaciones positivas para con nuestros hijos. Nuestras palabras son poderosas y marcan surcos en las maneables mentes de nuestros niñitos; decirles con nuestra boca que van a ser grandes mujeres y grandes hombres, que se van a destacar en la vida, que van a realizar la misión y la vocación para la que fueron llamados a esta vida, es una gran oportunidad de crearles futuro y ejercer nuestro liderazgo sobre ellos transmitiéndoles una visión.
Una noche, mi hija tosía y tosía; habíamos terminado de cenar y en un rato nos acostaríamos. Recordé estas ideas, tan antiguas como la Biblia, donde se hablar de que los padres deben bendecir (o sea: “bien” + “decir”) a sus hijos, y me dispuse a hacerlo. Busqué a mi hijo y ambos pusimos nuestras manos abiertas sobre la cabeza de la pequeñita y la bendijimos expresándole nuestros deseos de que se sane. Después hija y papá hicimos lo mismo con mi hijo, apoyamos las manos sobre su cabeza y lo bendijimos. Por último, ambos niños impusieron sus manitas sobre la cabeza de papá y, lo que hasta ese momento había sido casi un juego, dejó de serlo.

Entonces, les impusieron las manos y…

Cerré los ojos y sentí sus deditos pequeñitos sobre mi cabeza, escuché sus vocesitas cuando le pedían a Jesús que bendiga al papá. Me parecía ver toda la escena aunque tenía entornados los ojos, el tiempo se detuvo como si fuese eterno y se me llenaron los ojos de lágrimas; creo que entré en una especie de “mini-trance”.

Es increíble esta conexión, afectiva y espiritual; tan sencilla, tan simple. Doy gracias a Dios por permitirme apoyar mis  manos sobre ellos, manos que yerran el blanco permanentemente, y decirles a mis hijos todo lo bueno que les deseo, todo lo que los amo y los planes que Dios tiene para ellos, planes de bien y no de mal.

Que Dios te bendiga y bendiga tu familia.

Una pastillita para dormir… pliiiiis!

Una noche en que no podía dormir busqué algún video con música relajante para descansar; me sorprendí de la cantidad de visitas y suscriptores que tenían estos canales. O sea: hay mucha gente que no puede dormir.

Un falso control con un alto costo

No fui a la farmacia para preguntar cuántos hipnóticos -pastillitas para dormir- se venden, pero supongo que las estadísticas deben mostrar barras de consumo muy altas y muy gordas. Sin contar el consumo de alcohol, prótesis infaltable en la noche de muchos insomnes, con un altísimo costo, por supuesto.

Consumir psicofármacos es una acción muy nociva para el Sistema Nervioso, además, ello conlleva un daño psíquico increíblemente superior al del daño neurológico que pueda producir su consumo habitual. Hay allí una pérdida.

Lo que se pierde es la lucha, la batalla. Se dice que Jacob luchó toda una noche con Dios para obtener su bendición, y que tras ella también recibió un nuevo nombre: Israel.

<<Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc. Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía. Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.>> (Génesis 32, 22-30).

Es interesante notar que  el nombre Jacob significa “suplantador” (tramposo), y que Israel significa “el que lucha con Dios”.

¿Por qué te digo esto?

Porque la “pastillita” te impide la lucha interna que te cambia, que te transforma en otra persona (te cambia el nombre, el sentido); si hay insomnio es porque existe un proceso interno en desarrollo ¡más importante que dormir!, y es un gravísimo error impedir esta experiencia.

Pero vayamos más allá, porque no es de insomnio de lo que quiero hablar.

Una droga muy peligrosa

Algo similar sucede con la superstición; ésta es una especie de “droga espiritual” en el sentido que ofrece una “fórmula espiritual” (en vez de química) para acallar la angustia y el vacío del alma (en paralelismo al insomnio). Puedo rezarle una fórmula a una estatuita e irme a dormir tranquilo. El problema es, justamente, que no va a pasar nada. ¿Por qué? Porque no va a haber lucha interna y, como en la cita anterior, lo que queremos alcanzar (sea dormir, tranquilidad, felicidad, lo que sea) se debe ¡conquistar! La superstición nos debilita, nos inhibe nuestra capacidad de lucha interior.

No lo podés controlar

No te pierdas la oportunidad de luchar interiormente, pocas cosas se asemejan a esta conquista y dan la alegría que este proceso genera. Lo que sucede es que el proceso interno es contra algo incontrolable, como el insomnio, y nos cuesta mucho soportar la incertidumbre de lo inconsciente (según Lacan: Dios es lo Inconsciente). Ante esto hay sólo una opción:

Acéptalo, ¡lo antes posible!

Jacob no se rinde, no deja la lucha interior hasta no conquistar el bienestar que está buscando, no obstante ello, debe confesar lo qué él es, debe reconocer en Sí-mismo (Self) que es un embustero, sólo tras ese reconocimiento (que constituye el momento en que suelta el control de su Ego, la herida del ángel representa la herida al orgullo propio, a su modo habitual de lograr sus objetivos), recibe la tranquilidad anhelada y se transforma en otra persona, esa experiencia lo transforma en un hombre que “lucha con Dios”, que es lo que representa su nuevo nombre.

¡No te pierdas la oportunidad de luchar! La conquista personal produce mucha satisfacción.

Más allá

Pero todavía hay un “más allá”. Tiene que ver con el consumo, consumo de lo que sea. Esta experiencia interior, que comienza con la lucha, conduce a un cambio de percepción de la realidad. Hay una película que se llama “belleza inesperada” que muestra algo de esto. Lo que sucede es que se enciende en la emoción humana una especie de entusiasmo mezclado con intuición e inspiración, sólo que surge de dentro y no de estímulos externos. Este impulso (Impulso de vida en términos psicoanalíticos) tiene un potencial imprevisto e impensado.

¡Nos vemos pronto!

Una mamá y un papá para Latinoamérica

Cuando los conquistadores llegaron a América, sucedió un hecho trascendental en la historia humana. El progresivo entrecruzamiento entre europeos y nativos dió origen a una nueva raza, una nueva generación de niños que no podían identificarse como europeos ni como nativos. Muchos de ellos producto de violaciones. Se generó un hecho psicológico y social también inédito: una generación completa de niños sin padres, puesto que los soldados españoles no habrían de reconocerlos, y que crecieron con los sentimientos encontrados de sus mamás que los amaban por ser sus hijos, pero al mismo tiempo veían en ellos los ojos del agresor.

Toda una generación sin padre

Este inicio traumático para Latino-américa dejó su marca y su estigma que aún hoy, a 500 años, padecemos como sociedad. La falta de reconocimiento del padre por una parte, y la ambivalencia del sentimiento de la madre. Éste es, sin dudas, uno de los rasgos más característicos de esta parte del continente. Lo vemos en los permanentes fallos de nuestros líderes y figuras de autoridad, en la “ambivalencia política” que padecemos, en la dificultades para generar líderes sociales y emprendedores que marquen tendencia, pero sobretodo, en la gran dificultad para definir nuestra identidad colectiva.

Un papá y una mamá para el continente

Al continuar estas ideas me sorprendí al observar que al comienzo de esta nueva generación, en su “nacimiento”, la iglesia Católica instituyó a la Virgen de Guadalupe, que con la imagen de una joven aborigen embarazada permite la identificación empática de todas estas mamás sin marco mental para poder interpretar lo que les estaba pasando. Fue sin dudas una “innovación espiritual” determinante. Pero sucedió algo más…

Si miro detenidamente el desarrollo de la iglesia Evangélica en este sector del mundo, con ciertos rasgos judaizantes en algunos casos, se aprecia claramente un desarrollo del carácter centrado en la figura paterna, con lo que resulta lógico pensar que el evangelismo cumple la función paterna o que, al menos, está preparado para ello, sobretodo en su énfasis por el progreso en todos los planos, no solamente en el espiritual.

Dónde muchos ven confrontación, yo veo una oportunidad para la complementariedad.

Más que nunca, un abrazo.

El Arquetipo más peligroso de Latinoamérica

Durante mucho tiempo pensé que el arquetipo más peligroso de Latinoamérica, el que inducía al sometimiento de esta parte del continente americano, estaba relacionado a la virgen de Guadalupe, puesto que este patrón hace del varón prácticamente un niño en busca de su auxilio; sin embargo, es posible que el peligro provenga de otra fuente.
Mujeres sin hombre

Si en la vida de una mujer la figura paterna falla, habrá un problema necesariamente. Es difícil comprender este punto, porque pareciera que pocas veces se puede explicar claramente qué es la “función paterna”.
La función paterna es el enfoque de la energía en una sóla dirección, sólo eso. Por ello, la innovación hebrea fue el monoteísmo en un contexto politeísta (cabe recordar que ninguna religión politeísta en la que surge la creencia en Yavé ha sobrevivido):

“Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.” (Deuteronomio, 6, 5).

No obstante, un padre puede estar ausente por muchas razones o puede no cumplir su función aún siendo presente. Pero si una mujer no se hace consciente de este hecho, su psiquis se verá notablemente afectada.

Violencia

En este breve ensayo quiero hacer un comentario sobre un tipo particular de ausencia paterna, y es la que se produce por la violencia que el varón ejerce sobre la mujer en muchos casos; ello produce, lógicamente, el rechazo del hombre y de la función paterna en ella puesto que él, al violentarla, la ha rechazado previamente, sea quién sea este hombre.
Pero, el hombre cae en una trampa mortal al violentar a la mujer, sea de modo directo con la agresión, o de modo indirecto con alguna versión del machismo autoritario que la somete…

Deja como resto la sensualidad sin afecto

La violencia del hombre, esa que coacciona y oprime a la mujer, rompe el vínculo afectivo hombre-mujer; éste hombre puede obtener sexo y placer en su cuerpo, pero ya no puede “conectarse afectivamente” con ella, lo que genera un estrés permanente; también ella es arrojada a una sexualidad muy erótica, que extrema la sensualidad, pero donde ya no habrá enamoramiento sino solo una actuación del mismo; ella también podrá encontrar placer en su cuerpo con el hombre, pero no va a calmar su ansiedad y tensión que permanentemente la acompañan. Y él, el hombre violento, no podrá resistirse a ello. ¿Por qué? Porque ante la atracción sensual de la mujer el hombre​ no puede hacer nada con su fuerza, sólo si ha desarrollado una fortaleza afectiva-espiritual podrá resistir este estado, por lo tanto, sólo le resta el poder y seguir sometiendo a la mujer, pero ya no podrá enamorarse, un precio muy alto que ningún poder compensa ni puede hacer sentir.

Trae por resultado el rechazo del padre (que estaba en el comienzo)

Latinoamérica padece este síndrome bipolar que oscila entre el patriarcado que evoluciona hacia el autoritarismo y que, tras estallar allí, se dirige hacia el polo opuesto de la liberación sexual y social sin criterio, dejando sólo en evidencia que el común denominador es que nuestras sociedades fallan una y otra vez en lograr una misión en la que concentrar todas las energías, fallo de la función paterna.

Continuará…