ALICIA ESTÁ DE FIESTA

Desde su pieza, sentada en la cama frente al espejo, Alicia notó que su hermano detuvo el salto de canales del televisor en una señal de noticias; alcanzó a oír que el entrevistado decía: “El año que viene, el salario de un experto en marketing será de 110.000 dólares”. La tenacidad de su mirada le permitió enfocar el odio en su imagen del espejo dominando con su percepción la fragmentación.

La trama de sus culpas la había acorralado perfectamente, la educación proveniente de España cobraba un altísimo precio a la posesión de sus sentimientos; pero cada vez que un pez era extraído del mar, la reforma de su sí misma cumplía 500 años. 500 años de colonización y 500 años de reforma protestante.

Una lágrima cayó de su ojo izquierdo; Alicia tomó la cámara fotográfica y reprodujo aquel instante al comprender que ya no celebraba la fiesta de la muerte.

Por la ventana pudo ver una ciudad fantástica, llena de colores y vitalidad. Festejando su vida fuera del agua, primera diferenciación. Si alguien la buscaba, ella ya no estaría allí, estaría en una fiesta.

Ensayo: Un superhéroe en apuros

El padre de Alicia está muerto, su madre la abandonó junto a sus hermanos por otro hombre, además, está depresiva y no tiene la fuerza suficiente para mirarse al espejo… Alicia está en la situación ideal para sanarse completamente, “aunque usted no lo crea”, puesto que su Ego ha sido pulverizado. Si esta joven logra tomar consciencia de que su educación la ha chantajeado haciendole creer que su “perfil social” es su Yo, sanará rápidamente. Veamos que le pasó a un superhéroe con el asunto del Ego.

Y acercándose el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. (Mateo 4, 3).

Aquí, el villano malvado intenta que el joven Skywalker haga una demostración de poder. Una sutil manera de empoderamiento pero que sólo busca agrandar la autosuficiencia y el orgullo.

Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, y lo puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo […]. (Mateo 4, 5-6).

¡Qué lindo sentirse poderoso ante los religiosos!, esa gente que compró una franquicia del Cielo y vende juicios morales de salvación y condenación según corresponda a la ocasión.

Otra vez el diablo lo llevó a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrándote me adoras. (Mateo 4, 8-9).

De diversas maneras, todo el engaño está orientado a que Jesús “infle su Ego”, crea que puede hacer todo por sí mismo y se deslumbre con esa sutil excitación del poder.

Posiblemente Alicia no tiene idea alguna acerca de quién es Jesucristo, ni pretende algo de él, pero aunque no lo sepa, está obligada a sincronizarse con él. ¿Por que? Porque Jesucristo es un Arquetipo y los arquetipos atraen hacia sí a todo aquel con el que encuentran correspondencia.

Tal vez no comprendas lo que te comento en este momento, pero es importante que lo sepas porque puede sucederte. Alicia, lamentablemente, no lo sabe y ha perdido mucho tiempo por este desconocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s