Carta de un psicólogo a una feminista

Observo una realidad en nuestra sociedad que me preocupa mucho, en particular en los barrios periféricos de nuestro país aunque no exclusivamente; pero sí donde se concentra la mayor parte de la población: el índice de embarazos no deseados que hoy la función política pone en escena público por medio del debate sobre el aborto.

Hace muchos años que estudio e investigo la psicología del varón, por ello, cuando pienso en el tema del aborto, lo primero que considero es la enorme cantidad de hombres ausentes o abusadores detrás de cada embarazo no deseado.

Un fenómeno que me produce mucho dolor es el de las violaciones y abusos sexuales, con tasas mucho más elevadas que las de los embarazos no deseados pero de las que, muchas veces, estos embarazos son efecto.

Permitime mostrarte algo a través de una composición de lugar: imaginate que soy tu pareja, que vivimos en un barrio carenciado del país con muy pocos servicios; yo soy el que aporta algo de dinero y vos tenés una hija, digamos de 11 años. Yo soy violento, golpeador, pero no sólo eso, también soy un abusador y violador de tu hija. Supongamos que esto sucede desde hace muchos años, vos lo sabés pero no podés huir, no tenés a dónde ir y, como si esto fuera poco, yo te mantengo amenazada de muerte a vos y a tu única hija, y sabés lo que puedo llegar a hacer…

Pero algo imprevisto sucede. Un día, tu hija está embarazada. Tarde o temprano tendrás que llevarla al hospital -al menos eso pensás-; recordás tu propio embarazo, el de esta hija tuya cuando vos también eras apenas adolescente. Tu memoria te lleva hacia aquel momento en que llena de temor fuiste con tu mamá al Servicio de Maternidad del Hospital. Allí te enteraste que había un lugar específico para vos llamado “Área de embarazo adolescente”; allí las enfermeras eran muy amables y te sorprendió como te trató el médico ginecólogo, quién fue unos meses después quién estuvo en tu parto. La entrevista con el médico fue sólo el inicio, después te entrevistó la asistente social que completó una ficha con muchos datos tuyos, en la que te preguntó donde vivías, si tu casa tenía piso de tierra o de material, si dormías sola en tu pieza u otras personas la compartían contigo; ella tomó mucho tiempo para oír tus respuestas. Después entrevistó a tu mamá, a quién pudiste ver preocupada a través del vidrio de la puerta de la oficina. Luego tuviste una entrevista con un psicólogo, no te acordás bien qué te preguntó pero sí que hablaste mucho y al irte a tu casa sentiste que te habías sacado “una mochila de encima”.

De repente, algo te trae a la realidad del tiempo presente. Soy yo otra vez, tu pareja, que acabo de cerrar violentamente la puerta al ingresar. Ves mi cara, mezcla de sonrisa y bronca, tengo un papel en la mano con un instructivo. El tiempo ha cambiado y en Argentina el aborto ahora es legal y yo te digo e impongo lo que vamos a hacer, lo que vas a decir, lo que vas a hacerle hacer a tu hija. Tengo poder suficiente sobre vos para poder imponerte esto.

Ahora sí es el fin, ahora sí es la tragedia. Ahora se presenta un nuevo escenario, una nueva realidad. Tu pequeña hija seguirá siendo violada noche tras noche, sus embarazos continuarán ocurriendo como así también los abortos que los silencien.

Quizás vos me digas que este caso es excepcional o que soy un fabulador que está intentando manipularte con una ficción, sin embargo, la realidad es otra. La composición de lugar que te ofrecí es real y yo fui, en mi residencia universitaria, hace 17 años, el psicólogo que entrevistó a estas niñas-adolescentes en el área de embarazo adolescente de un hospital local. Lo que te cuento es real y creo que no comprendés aún lo frecuente que es, mucho peor aún, no comprendés la mente del abusador que está usufructuando de vos, una mujer con ideales que quiere defender a otras mujeres.

La mente del hombre abusador es el problema relevante y crítico real a afrontar, éste abusador puede ser un violador o alguien que abandona a su pareja tras la noticia del embarazo reciente. El punto es que a este abusador le sirve, le conviene, el aborto. De modo similar a cómo los felinos machos buscan matar hasta sus propias crias para que la hembra entre rápidamente en celo, el hombre perverso se ve beneficiado enormemente de no asumir la responsabilidad de sus actos. Hasta José, el padre de Jesús, quiso abandonar a su mujer cuando se enteró que ella estaba embarazada.

Pero hay algo más, algo que no tiene que ver con la sexualidad y los embarazos sino con el poder. ¿Por qué muchos gobiernos, y cierto sector político, están tan interesados en las leyes que permiten la generalización del aborto? Lamento decirte que ello no se debe a la voluntad de defender los derechos de la mujer sino que tiene que ver con otro fenómeno que es el poder.

No voy a tratar este tema aquí y supongo que nunca lo haré públicamente. Sólo voy a mostrártelo y dejarlo como un “final abierto”…

Hace pocos años se realizó un descubrimiento arqueológico importante en lo que fue territorio de los incas: en un valle de la cordillera peruana se hallaron los restos fósiles del que es el mayor sacrificio de niños conocido hasta la fecha. Los incas no eran seres bestiales primitivos e ignorantes, todo lo contrario, eran muy inteligentes y su cultura se hallaba muy desarrollada; de hecho, se supone que fueron las castas superiores las que promovieron este infanticidio. ¿Por qué lo hicieron? Por una oscura relación entre poder político, religión oficial y sacrificio de niños.

Sé que el argumento que te presento es irrefutable; sé que defiendo a las mujeres víctimas de violencia y abusos sexuales más de lo que muchas personas dicen hacerlo. Sé que no vas a aceptar hoy mi argumento pero que, tarde o temprano, me vas a comprender. No por lo que te haya dicho, sino porque el poder político te va a dar la espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s