Ley del aborto: el día después

El 8 de agosto de 2018 en Argentina se debate una ley sobre la legalización del aborto. Este día marcará un antes y un después en la historia de mi país. En una especie de “ventana del Cielo” es posible ver cuál es la decisión Dios, qué es lo que él piensa e, incluso, lo que va a hacer. Permitime que te lo muestre…

En el Inconsciente Colectivo

Hace aproximadamente 4000 años -o tal vez más- vivió un hombre que levantó un puñal para realizar un sacrificio a la divinidad, o a lo que él creía que lo era. Vivía en un contexto en el que muchos hombres lo hacían, y él era uno de ellos. Levantó un objeto punzante en dirección a su víctima, para librarse de sus pecados, de sus errores y de sus culpas.

Convencido de que el mal que sentía dentro suyo, ese vacío terriblemente desolador que lo acechaba día y noche, iba a calmarse de este modo, recogió piedras de distintos tamaños y preparó un altar. Se hallaba sobre una montaña, lugar simbólico de lo espiritual, de lo alto. Recogió ramas secas para el fuego y con un fuerte amarre sujetó en aquel lugar su sacrificio. Levantó la daga, ya había sacrificado muchos animales de esta manera, siempre primogénitos por ser señal de que entregaba a Dios lo mejor de sí. Pero esta vez era distinto, estaba convencido de que en esta oportunidad sí lo lograría, llegaría a alcanzar la tranquilidad de su alma que nunca había logrado recobrar desde que debió abandonar, por las lucha de clanes, su hogar paterno.

Esta vez era distinto, porque bajo su puñal levantado en alto no se hallaba el chivo expiatorio ni el cordero primogénito, allí estaba su propio hijo que con ojos llenos de lágrimas y terror lo miraba con desesperación y dando gritos sordos que nadie podía escuchar.

El nacimiento de un arquetipo

No sabemos cómo ni por qué. Pero algo sucedió aquel día, un día que no fue uno más en una época en la que esto sucedía recurrentemente. Algo detuvo la mano de aquel hombre y marcó el destino de todos sus descendientes hasta el día de hoy. Ante un padre filicida nació la consciencia de Dios como Padre como jamás nunca existió en la humanidad. Una especie de paradojal inversión de la realidad.

Dos mil años más tarde…

Un rey romano decide que todos los niños menores de dos años deben morir pues teme que alguno de ellos ocupe su lugar de poder. Sus soldados ejecutan la orden. Tal impacto sobre la sociedad produjo este hecho que fue relatado simbólicamente para la historia de esta manera:

Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. (Apocalipsis 12:4 RVR1960)

Surgió allí el cristianismo que no sólo doblegó al imperio opresor convirtiéndolo enteramente a sí, sino que produjo la marca más punzante de la historia de la humanidad.

Siglo VIII aC, muy lejos del mundo cristiano…

Se levanta un héroe entre los dioses griegos. Él no es un dios, sólo un hombre que se destaca por su inteligencia. Él es Ulises y su Odisea relatada por Homero comienza cuando decide no sacrificar a su hijo Telémaco y partir a la guerra -La Ilíada. Luego, una gran nación griega emerge desde este momento fundacional.

Argentina 1976 y 1982

Época de dictaduras militares, muchos niños y jóvenes son asesinados cruelmente por los gobiernos de facto. Hoy, aproximadamente 40 años después, el poder militar argentino se halla completamente devastado y sin haber padecido ningún ataque externo. Colpasó solo, por sí mismo, como lo hizo aquel imperio romano.

8 de agosto de 2018

Te prometí mostrarte el futuro y el pensamiento de Dios que, por alguna extraña razón, quiso mostrarme. Mirá sus ojos, su mirada decidida y penetrante. Nada nuevo bajo el sol sucede hoy para él, esto ya lo ha visto en su mente infinita como así también su decisión. La decisión ya está tomada: su mano va a detener el sacrificio, suceda lo que suceda. Es un patrón cultural, un arquetipo. De la misma manera en que nació y se desarrolló una generación en reacción al abuso militar, nacerá, crecerá y se desarrollará toda una generación con la consciencia de que su progenitora quiso abortarla.

Aunque hoy no lo comprendas, la próxima generación será acunada en Argentina por el cristianismo evangélico.

Pero tú eres el que me sacó del vientre; el que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre. Sobre ti fui echado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca, porque no hay quien ayude. (Salmos 22:9‭-‬11 RVR1960)

Una mamá y un papá para Latinoamérica

Cuando los conquistadores llegaron a América, sucedió un hecho trascendental en la historia humana. El progresivo entrecruzamiento entre europeos y nativos dió origen a una nueva raza, una nueva generación de niños que no podían identificarse como europeos ni como nativos. Muchos de ellos producto de violaciones. Se generó un hecho psicológico y social también inédito: una generación completa de niños sin padres, puesto que los soldados españoles no habrían de reconocerlos, y que crecieron con los sentimientos encontrados de sus mamás que los amaban por ser sus hijos, pero al mismo tiempo veían en ellos los ojos del agresor.

Toda una generación sin padre

Este inicio traumático para Latino-américa dejó su marca y su estigma que aún hoy, a 500 años, padecemos como sociedad. La falta de reconocimiento del padre por una parte, y la ambivalencia del sentimiento de la madre. Éste es, sin dudas, uno de los rasgos más característicos de esta parte del continente. Lo vemos en los permanentes fallos de nuestros líderes y figuras de autoridad, en la “ambivalencia política” que padecemos, en la dificultades para generar líderes sociales y emprendedores que marquen tendencia, pero sobretodo, en la gran dificultad para definir nuestra identidad colectiva.

Un papá y una mamá para el continente

Al continuar estas ideas me sorprendí al observar que al comienzo de esta nueva generación, en su “nacimiento”, la iglesia Católica instituyó a la Virgen de Guadalupe, que con la imagen de una joven aborigen embarazada permite la identificación empática de todas estas mamás sin marco mental para poder interpretar lo que les estaba pasando. Fue sin dudas una “innovación espiritual” determinante. Pero sucedió algo más…

Si miro detenidamente el desarrollo de la iglesia Evangélica en este sector del mundo, con ciertos rasgos judaizantes en algunos casos, se aprecia claramente un desarrollo del carácter centrado en la figura paterna, con lo que resulta lógico pensar que el evangelismo cumple la función paterna o que, al menos, está preparado para ello, sobretodo en su énfasis por el progreso en todos los planos, no solamente en el espiritual.

Dónde muchos ven confrontación, yo veo una oportunidad para la complementariedad.

Más que nunca, un abrazo.

Alicia encerrada en su pieza…

La leona ha perdido al macho dominante del grupo en la disputa por el trono, ve como el nuevo Alfa se dirige hacia su área en busca de sus cachorros. Ella no hace nada, sólo observa cómo él los devora.

*     *     *

Alicia se encuentra desganada y apática, sin poder hallar ninguna motivación que la impulse a salir de años de encierro ante la imagen partida que le devuelve el espejo fracturado del placard.

Hace un año su madre partió al exterior, tras la muerte del padre de Alicia, diciendo a sus hijos que debía contactar a sus suegros por la herencia que se hallaba en otro país. En un comienzo la comunicación era frecuente, como el dinero que enviaba para sus tres hijos; a medida que fue pasando el tiempo, los llamados se tornaron esporádicos, el dinero ya no alcanzaba, y ya no respondía ningún tipo de pedido.

Mientras su hermana y hermano menores duermen, Alicia recuerda la historia familiar. Su madre se había casado para huir de su casa paterna; luego de años de Psicoanálisis decidió que debía darle lugar a sus deseos individuales como resarcimiento a su pasado traumático, pero en estos deseos sus hijos no tenían lugar. Su padre, sometido por un padre tirano y exitoso, siempre había sentido la humillación de éste hasta la depresión devastante que lo llevó al suicidio. Alicia comprende que su madre tiene que “negociar” la herencia con su suegro… pero ello implica un sacrificio…

Los sucesos se desencadenaron tras el suicidio del padre de Alicia. Hacía tiempo que atravesaba una profunda tristeza, incomprensible para su hija, de la que nunca pudo salir. Ella sólo recordaba una breve conversación con su padre en la que él le había contado su frustración: nunca había alcanzado las expectativas de su familia de origen al decidir dejar la empresa que habían fundado y viajar hacia América en busca de su propio destino. El abuelo de Alicia no había perdonado esta decisión y menos aún la familia que luego tuvo; en todos aquellos años, el resentido abuelo, había invertido su tiempo tanto en negocios como en maniobras para transferir su capital a una persona con la que tenía un oscuro vínculo y que hacía de testaferro de aquel.

Este recuerdo eclosionó en la mente de Alicia al ver en una red social a su madre con aquel hombre y sus abuelos. Aquel hombre era el empresario que su padre le había mencionado alguna vez como aliado de algunos negocios sombríos de su abuelo; ella entiende la estrategia de unos y de otra: se trata de una alianza de negocios en la que no puede divisar qué lugar ocupan ella y sus hermanos.

*     *     *

La abulia de Alicia tiene fundamento en un comportamiento instintivo y primario del que es realmente difícil salir, puesto que tiene a toda la naturaleza en su contra. El abandono materno no es una simple ausencia sino la introducción de la joven en un paradigma de pensamiento que, cómo estructura mental, implica la desaparición de Alicia junto a sus hermanos y su estado de ánimo es espejo de ello, aún cuando ella no lo comprenda. Su madre ha activado en ella el impulso de muerte, puesto que la naturaleza “sabe” que un mamífero en desarrollo depende de la asistencia primaria, y ella ha sufrido una doble pérdida. Sin embargo, Alicia es mucho más que un mamífero.

Su psiquis no funciona como la del resto de los animales, cuando la de aquellos tan sólo se dejaría caer en la muerte, a lo sumo enviando un grito apagado de dolor a un otro inexistente, el proceso mental de la joven humana envía la señal hacia ella misma, hacia su propio Ego, produciendo el desdoblamiento del ser.

*     *     *

Alicia hace consciente el inconsciente familiar. Su ser se desdobla a través del proceso reflexivo que la hace verse a sí misma como si fuese otra; su consciente y su inconsciente se alían en la activación del Self: el más poderoso impulso de vida y autodefensa que posee la psiquis humana.

*     *     *

Alicia recuerda aquella oración de pequeña junto a su mamá, en la cama antes de dormir, para protegerla de los “monstruos del ropero”:

Ángel de la guarda, dulce compañía, no me desampares, ni de noche, ni de día.

Bullying Santa Fe

Un joven se suicida por la violencia padecida en la escuela de parte de sus compañeros. No es la primera vez ni será la última que ocurra en la ciudad ni en Argentina. He tratado este tema en otras ocasiones pero la repetición del mismo me retrotrae hacia aquellos análisis.

La escuela no educa ni contiene, todos sabemos eso. La escuela está para controlar y someter; pocos asumimos esto. En estas pocas líneas intentaré demostrarlo.

¿Cómo podría existir una educación (esto es: el desarrollo intelectual) sin el cuidado del desarrollo de los afectos de los niños y los jóvenes? Una primera constatación nos muestra que la institución educativa no tiene su razón de ser en la formación íntegra de los nuevos ciudadanos sino es su escisión cognitivo-afectiva.

En 2015 escribí un artículo sobre el caso del niño que se quitó la vida en la zona cordillerana argentina en similares circunstancias. El arquetipo se repite.

La escuela se fundamenta en la jerarquía académica (¿sí?), en la acumulación de conocimiento (¿una modalidad del poder?) y en la competencia calificativa. Por lo tanto, su primera función y misión social es enseñar el patriarcado; éste es su paradigma subyacente y operativo. El patriarcado jerárquico implica, precisamente, que el más fuerte somete al más débil. Ello está implícito en las condiciones institucionales de posibilidad de la escuela industrial, materialista, jerárquica y competitiva.

¿Quién protege a los niños?

Nuestro desarrollo cultural se asienta sobre el sacrificio de los niños, tanto en nuestra vertiente griega (Edipo Rey) como en la cristiana. Es hora de asumirnos.

kids-no-pantalla

Dios abandona al hombre

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

Suelo escuchar que Dios no abandona nunca al hombre que lo busca, y menos aún en momentos críticos. Pero esto no es cierto; en determinadas ocasiones Dios abandona. De hecho, está en la Biblia: Dios abandonó a su propio hijo en la crucifixión. ¿O tal vez Jesús mintió? ¿O quizás era un pecador y por eso lo abandonó?

Sucede que racionalizamos demasiado las cosas, buscamos explicación para todo y pretendemos una lógica exacta que nos permita comprender todo lo que nos sucede; pero ello no existe. El abandono sucede y no sabemos por qué. Por lo general tomamos consciencia de esto cuando reconocemos que vamos a morir.

A veces resulta útil, práctico, preguntarse hacia donde nos lleva una determinada experiencia y no tanto de dónde proviene. Es que estamos acostumbrados a quejarnos y a compadecernos de nosotros mismos que reingerimos una y otra vez el vómito de nuestro pasado sin percibir que algunos hechos presentes sólo se pueden explicar en prospectiva y no en retrospectiva. ¿Acaso conduciríamos nuestras autos mirando el espejo retrovisor para ver si la ruta es recta o tiene una curva?

Cuando somos niños todos creemos en Dios o en alguien poderoso que va a ayudarnos y protegernos siempre. Así pensaban los judíos contemporáneos de Jesús: el Templo era intocable y vendría un líder militar a liberarlos de la esclavitud romana y a convertirlos en los dueños del mundo (una pretensión bastante infantil). Pero Jesús le dice a los espirituales de su tiempo (a los practicantes judíos) que el Templo iba a ser destruido y que Dios no tenía ninguna salvación para ellos. Y así sucedió.

A veces es necesario distinguir a quién le habla Jesús en determinados momentos: a los religiosos les dice “no”, y a los que les anuncia “buenas noticias” es a otro tipo de personas, quiénes la mayoría no eran personas religiosas. ¿Y cuál es la buena noticia para estos últimos? ¿Que nadie va a venir a salvarlos? ¡Eso ya lo sabían!

¿Es posible que Jesucristo haya dado un mensaje centrado en la interioridad del hombre? Quiero decir: sin esperar “auxilios” externos. Porque si esto fue así, él fue un verdadero psicoterapeuta. Acaso su frase antes de su muerte “Señor, Señor, ¿por qué me has abandonado?”, ¿no es también un mensaje a sus amigos y quienes lo siguieron, como para que quede claro el asunto? “Ni papá, ni mamá, ni nuestros líderes religiosos, ni Dios, van a salvarnos del imperio Romano y del mal.” Ahora: ¿no implica esto una real toma de consciencia de la existencia y permite ser más operativo hacia el futuro que permanecer en la dependencia?

Puedo pasarme toda la vida esperando que alguien me ayude ¡y actuando en consecuencia! O puedo empezar a desarrollar lo único que tengo: mi consciencia psicológica, mi reflexión, mi capacidad de sentir… mi alma (psyqué, en griego).

Santa Fe, Argentina.