Adán y su mundo destrozado

Adán llegó a su casa, después de una agotadora jornada laboral, la misma rutina, cada día, todos los días. Eva no estaba en casa, seguramente se habría quedado hasta tarde en la oficina, o quizás realizando alguna tarea pendiente en el centro de la ciudad.

Como era de costumbre, se quitó la vestimenta de su oficio, puso la ropa en el lavarropas y buscó el mate para merendar; esta vez solo, su esposa no estaba, de hecho, esta situación se había tornado más frecuente últimamente. Adán miró la mesa limpia de la cocina, los muebles y tomó el control remoto para prender el televisor. Sí, aquella era una linda casa, un hermoso hogar. En un suspiro de melancolía recordó con alegría el tiempo en que lucharon, como se dice, “codo a codo” con Eva para alcanzar todo lo que tienen.

El auto de Eva estaba en la cochera de la casa, en un descanso extendido desde el día anterior. Todo era hermoso y perfecto, excepto por una extraña sensación de soledad que no podía explicar a qué respondía.

Al fin Eva llegó; fue el momento en que Adán emergió desde su sueño a la realidad. Hacía tiempo que algo había cambiado. Ella es ahora una mujer firme y determinante, una mujer con poder. En su trabajo ya no la llaman Eva sino por su primer nombre, que jamás había usado.

Desde aquel día, el día en que ella le había sido infiel, Adán sintió su mundo caer en pedazos, desmoronarse totalmente, ni siquiera el sentimiento por sus hijos sobrevivió a aquel devastador ataque de la melancolía. De la tristeza, independiente de Eva.

¿Cuál sería el destino de Adán?, de Adán con su mundo destrozado.

La vida simplemente continuó y él cedió en su corazón, aceptó el nuevo “estilo de vida” de Eva, con el conocimiento del bien y del mal, dónde cada día, con el sudor de su frente Adán debía recoger el pan de ánimo suficiente para poder existir. Quizás aquel paraíso inicial fue sólo una ilusión infantil, ahora es un hombre maduro, con experiencia, sin la ilusión del ideal.

No hubo opción, no cabía otra posibilidad; necesariamente él debió aceptar la condena a la que su mujer la sometió. No por ella, ni por él, ni por los hijos de ambos, quizás sólo por sentarse en soledad con el mate, al volver del trabajo, frente al televisor, en el ensueño de sus recuerdos.

________________________________

Nota: el primer nombre de Eva era Lilith.

El propósito de una vida en conflicto

En la Psicología Junguiana, el propósito se logra por integración de los aspectos positivos del Yo y la Sombra, que representa a aquellos otros aspectos negativos que conviven junto a los anteriores en el mismo ser humano. La idea parece sencilla, pero en los hechos no lo es tanto.

Pienso en Bukowsky, en quién conviven una pasión intensa por escribir junto al alcoholismo, las peleas y una vida desordenada. Aquí es donde los psicólogos traemos una mala noticia: el ideal es una ficción que inhibe el potencial humano. Sin embargo, tampoco somos nietzschianos; soltar los impulsos desenfrenados no creemos que conduzca a alguna parte. ¿Por qué? Porque no se trata del Ego, se trata del otro, de otro ser humano. Los moralistas y el liberacionismo comparten un pasado oculto: ambos “se miran el ombligo” y pecan de autorreferencia.

El desafío de Turing

Alan Turing, matemático británico, con múltiples talentos, tiene un problema muy grave. Todos piensan que su problema es que es homosexual en una sociedad muy conservadora, sin embargo, éste no es su mayor problema. Como muchos matemáticos que rompen los límites del paradigma de su época, Alan tiene riesgo de psicosis, de esquizofrenia, de hecho, su vida termina violentamente por este sendero al suicidarse. Algo similar le sucede Van Gogh, a quién me gustaría referirme en otro momento; ambos padecen una mente abismalmente superior a su contexto, lo que produce el riesgo de conflicto social y éste es en extremo peligroso para la psiquis humana. No nos detengamos aquí y pongamos otro actor en juego.

Quién manda en este mundo

¡El poder! ¡Las corporaciones! ¡Alguna secta satánica!

Bukowski, Van Gogh, Turing, son creaciones de la naturaleza, la naturaleza los crea por un motivo, para desempeñar una funcionalidad, un propósito. El Inconsciente Colectivo, como aspecto intangible de la naturaleza, desarrolla en Turing la homosexualidad y lo hace por un motivo: frente al exceso de abstracción matemática de su yo, la sensualidad homosexual, el sentimiento exacerbado y la atención puesta en el cuerpo, cumplen una función compensatoria absolutamente necesaria. El Espíritu de la Profundidad salva a Alan Turing de la psicosis al desplegar en él la homosexualidad, de otro modo se enloquece -que fue lo que finalmente sucedió.

¿Por qué? ¿Por qué así?

Porque al Espíritu de la Profundidad le importa que él cumpla su propósito de conducir a la humanidad, a través de la informática y la inteligencia artificial, a un nivel intelectual jamás pensando, y este propósito colectivo es más importante que la individualidad del sujeto. El Espíritu de la Profundidad se vale de la Sombra de Alan para compensarlo, equilibrarlo y lograr inevitablemente su propósito demostrando “quién manda” en este mundillo.

¿Podría haber sido diferente y no costarle la vida a Alan? Sí, definitivamente sí; pero no voy a tratar este tema aquí porque tendría que desarrollar otro esquema de análisis, por hoy me limito al tema del propósito

Entrenando a mi Dragón

La caída de los antiguos modelos de paternidad no ha “dado a luz” a una nueva paternidad sino meramente a su ausencia en cuanto a función se refiere. Los “machos” de la especie humana seguimos reproduciéndonos pero lejos estamos de saber qué hacer con nuestras crías. Y ello tiene efectos claros sobre las nuevas generaciones.

Paternidad NO es liderazgo

Un elemento importante de la paternidad es si ésta puede ser interpretada como una acción a través de la que un padre dirige a un hijo o hija en una dirección de comportamientos esperados. Parece algo lógico, sin embargo, pienso que esto no permitiría “entrenar” las habilidades propias que posee un niño o niña.

En la animación infantil Trainning Dragon, el joven protagonista no puede responder en absoluto a los ideales vikingos de su padre: no es un fuerte guerrero sino un niño temeroso y débil, no quiere dominar la naturaleza -representada en el dragón- sino más bien comprenderla y relacionarse armoniosamente con ella. En una primera instancia, él es todo decepción para su padre; al menos esto parece.

Sin embargo, la película infantil trabaja muy bien aspectos difíciles de la paternidad y, en particular, de la psicología del varón. El jóven confronta con el padre pero de manera superficial, ya que no emplea los recursos mentales, herramientas y armas que el padre le propone; no obstante ello, en ningún momento evade su responsabilidad como jóven vikingo de resolver la situación que la vida en su entorno le dispone: el problema de los dragones que arrasan con su poblado. Es determinante situar este punto: el joven no posee las habilidades del padre pero en ningún momento se evade de lo que debe afrontar en la vida. La discrepancia entre ambos es de métodos, no de principios.

Líder es rol, padre es ser

Soy líder porque dirijo una empresa en la que tomo decisiones definidas por determinados vínculos sociales, quizás soy líder porque como capitán de mi equipo deportivo elijo los titulares del partido del domingo… pero soy padre porque soy, es una cuestión de ser, no de hacer, por lo tanto, aquí también podemos tomar consciencia de que la paternidad es una instancia anterior al liderazgo y éste deriva de ella.

La paternidad tampoco se limita al acto de reproducción biológica sino que está relacionada al reconocimiento y aceptación de lo que soy. Por supuesto, también existe la opción de evadirme de ello por la enorme responsabilidad que tomo consciencia que esto significa.

Sólo hay un papá

Puedo tener un jefe en el trabajo, un director espiritual y un director técnico del equipo de fútbol, pero mi padre es uno solo. Esto significa que existe una única persona que, para bien o para mal, marca de una manera determinante mi vida y, al ser padre, lo hago en el mismo sentido para con mis hijos.

Aún si se trata de una mala experiencia, ésta es igualmente proveedora de sentido para los hijos. Existe un motivo por el cual considero que es importante reconocer esto y que conduce a una experiencia positiva.

Hacia el Uno

Aún cuando nunca hayamos conocido a nuestro padre, la cultura (el Inconsciente Colectivo) nos transmite el arquetipo del padre. El punto crítico es que la psiquis humana se estabiliza y funciona sanamente cuando se dirige hacia lo único, porque produce enfoque, el enfoque disuelve la incertidumbre porque da certezas y por ello es salugénico. Por este motivo, la toma de consciencia del padre permite el enfoque en su única figura y extraer sentido a través de la interpretación. Pero esta experiencia es la toma de consciencia de un determinante fundamental de la civilización humana; el padre es el primer patrón de Sentido(*) y, a partir de ello, siempre es posible realizar una interpretación positiva.

(*) Sin dudas alguien objetará esta afirmación. Para aclararlo cabe decir que un psicólogo se limita a observar lo que ve, no a decir debería ser la realidad, en este sentido, las grandes religiones son predominantemente producciones de sentido en torno a una figura paterna, más aún, son posiblemente las primeras instituciones creadoras de significado existencial de la humanidad.

Un momento para reencontrar el “eje” -Parte III

En esta tercera parte del tema, quisiera mostrar el “último recinto” al que pudo llegar la Psicología Profunda hasta la fecha. Mencioné la importancia de generar un espacio de soledad y quietud para “encontrar el eje”; sin embargo, tengo una mala noticia en este momento.

El vacío estructural

De modo similar a la existencia de agujeros negros en el espacio que devoran las galaxias que son atraídas hacia ellos, la psiquis humana posee un fallo propio que cumple una función similar y que hace que nunca podamos tener la “vida ideal” que tanto anhelamos, una y otra vez algún suceso exterior o interior perturba el bienestar y aflora la negatividad. Y ello existe en la naturaleza de la psiquis humana por un motivo.

Viernes Santo

Escribo estas líneas un viernes de Pasión, porque dicho evento representa un agujero negro en la cultura; así como los agujeros negros del espacio capturan masas que son absorbidas plenamente por ellos, la muerte es también para el hombre un fenómeno similar que, como centro gravitatorio del futuro, atrae hacia sí todo el hacer del hombre y, tarde o temprano, termina por devorarlo sin que el más mínimo componente pueda sobrevivir a su atracción devastadora.

Es sorprendente observar cómo los fenómenos más complejos del universo parecen tener correlatos en el plano psíquico, como si se tratase de fenómenos sincronizados.


Primera imagen real en la historia de un agujero negro presentado el 10 de abril de 2019 por el consorcio internacional Telescopio del Horizonte de Sucesos.

La “antimateria psicológica”

Este principio paradojal de nuestra psiquis, como te decía, cumple una función, y esta función es una no-función. O sea:

+ No podemos hacer algo para hacer desaparecer esta falta de no sabemos qué;

+ Sólo podemos aceptarla, reconocer su existencia sin más.

En pocas palabras: hay un fallo irreparable en nuestra mente y lo mejor que podemos hacer es aceptarlo. Todo intento de negarlo será en nuestro perjuicio. Podés ver ahora como me acerco nuevamente al tema del no-hacer o no suceder psíquico (tema planteado por Carl G Jung).

Este principio paradójico hace que, sí logramos reconocerlo y soportarlo, comience a integrarse a nuestra vida, pasa a ser parte de nuestro ser.

Pero hay algo más…

Se supone en Física que si la materia y la antimateria se encuentran, se aniquilan mutuamente pero no se destruyen, sino que producen una liberación de una energía radioactiva. Podría decir entonces en este extraño razonamiento: si la vida y la muerte se encuentran -si acepto con mi Yo consciente la existencia de este vacío estructural inconsciente y relacionado a la muerte- no se eliminan mutuamente sino que producen una especie de liberación de energía o nuevo fenómeno.

Sé que lo que escribo parece un delirio total; pero lo voy a aclarar el domingo de Pascuas con un ejemplo concreto.

Un momento para reencontrar el “eje” – Parte II

En la primera parte de este tema mencioné las patologías del vacío y la necesidad de “suspender” la vida cotidiana por algunas horas para dedicarnos a un encuentro con nuestra propia alma. En esta segunda parte me gustaría ser más preciso en algunos puntos.

Encontrar el eje

Salimos con nuestra bici, encontramos un lugar apacible donde estar cómodos un tiempo, tenemos nuestro equipo de mate y la soledad que necesitamos… Pero aún nos hace falta un elemento más: un cuaderno y una birome con la que podamos poner por escrito algunas ideas dispersas que llegan a nuestra mente.

La idea de tomarnos un tiempo de soledad para escribir produce en nosotros un efecto terapéutico -sanador- a través de la externalización de lo que vivenciamos; en caso que estemos en un buen momento, la escritura permite el enfoque y la concentración mental.

Aunque pueda parecer una acción infantil el hecho de otorgarnos espacio para escribir, y aún dibujar, esto representa una actitud de búsqueda de sentido personal que los objetos de consumo no pueden reemplazar.

Cuando un niño juega con objetos y éstos, a través de su imaginación, se transforman en autitos, soldaditos, casitas y tacitas de té, se activa en ellos el pensamiento simbólico -el que les permite transformar una cosa en otra por su acto creativo. Nada de esto sucede cuando se trata de objetos que consume un adulto, menos aún cuando su tiempo es estimulado exclusivamente por contenido digital.

De modo que tenemos un proceso mental que remite al “consumo de objetos”, entre los cuales se halla el juego digital, y otro proceso que remite al pensamiento simbólico, como el que empleamos cuando contamos un sueño que tuvimos. Este aspecto de nuestra vida psíquica -el de jugar, escribir e imaginar- es el que llena de sentido la existencia humana. Por este motivo las religiones (que buscan dar sentido a la vida) son grandes productoras de símbolos.

Para nosotros los psicólogos, no solamente un líder religioso tiene derecho a crear sentido, cada persona puede hacerlo si obtiene las herramientas adecuadas para ello; no obstante, la vida adulta suele asimilarse a la negación de esta cualidad por la que sólo algunos se atribuyen el derecho a crearlo y pretenden comunicarlo de modo determinante, cuando no dogmático.

El discurso del Amo

En el lugar del “Amo” que impone el sentido de la vida, lo que te propongo es que busques tu propio sentido a través del pensamiento simbólico, el espacio para ello ya te lo he descripto, pero aún resta un aspecto: ¿cuál es ese “eje” que le da seguridad y sentido sólido a la vida de una persona?

Si respondo esta pregunta no respeto tu individualidad; pero además de ello te estaría mintiendo. Nadie sabe, excepto vos, la respuesta a este interrogante. Sólo puedo decirte una cosa más. El eje de la psiquis es uno, sólo uno, y tenés toda tu vida para encontrarlo. ¡Suerte con eso!

Nota aclaratoria

Desterrar al Amo de nuestra vida no es “poca cosa” y suele ser la precondición necesaria para resolver el problema del determinante fundamental de la vida de un individuo. Vincent Van Gogh nunca pudo comprender por qué Dios le había dado un talento para la pintura si su entorno -fundamentalista- le decía que lo único que agradaba a Dios era la Teología.

Vincent fue teólogo y se convirtió en un pésimo predicador, no hallar su eje le costó el precio de la locura y el realizarse un agujero en su propio pecho, por medio de un bala de un arma de fuego que disparó contra sí mismo y con la que acabó con su vida.

Un niño al que el Amo no le permitió seguir pintando. Lo que vino después se llamó esquizofrenia o, en mis términos: un intento desesperado por salvar su Ánima.