Presentación del libro

Heridas de la ausencia del padre. Psicoterapia y restauración de sus marcas en las emociones. Éstas son las temáticas centrales que movilizaron la producción del libro Alicia sin Espejo. Una era sin padre.

Existen pocos libros que hablen directamente de la relación padre-hijo/a, muchos menos de las heridas que se producen en este vínculo. Llama la atención esta falta de tratamiento del tema puesto que el hecho no es nuevo.

A la luz de los progresos actuales de la mujer en Occidente, me pareció adecuado retrabajar esta problemática desde la perspectiva de una joven que pierde a su padre y lo que ello implica en su vida cotidiana, como al mismo tiempo un camino posible para su recuperación y sanación.

En los próximos días, junto a compañeros de trabajo en ME Salud, presentaremos el libro.

Eso que está fuera de control

Todos experimentamos de alguna manera que, en nuestras vidas, algo se huye de nuestros planes, otras cosas no suceden como esperamos y, en numerosas ocasiones es nuestra propia mente la que se comporta de modo irracional, al menos ésa es la impresión que obtenemos de nosotros mismos.

Loco re loco

En matemáticas, un número irracional es un número que no se puede escribir en fracción -el decimal sigue para siempre sin repetirse. Por ejemplo el número Pi, que aprendemos en séptimo grado, es un número irracional. El valor de Pi es 3.1415926535897932384626433832795 y continúa al infinito, sus decimales no siguen ningún patrón.

Hubo un matemático (Maximillian Cohen) que quiso encontrar la regularidad de estos números pero terminó en la esquizofrenia, argumento que rerpresenta el film “Pi. El orden del caos”.

El punto crítico de este razonamiento se refiere a que la denominada “irracionalidad” es parte necesaria de la matemática, de la vida misma y, lógicamente, de la psiquis humana. Juzgamos como irracional aquello que no podemos controlar por medio de patrones o criterios racionales, con lo cual es consecuente pensar que los procesos mentales inconscientes son de carácter irracional; por esta específica categoría es que permanecen fuera de la consciencia (racional).

Pero permíteme volver al número Pi, ese número con el que obteníamos la superficie del círculo en la escuela; que los matemáticos no puedan someterlo no significa que no sea útil, como acabo de mencionar.

Presta atención a esto:

F(Ego): (a + b + c) / I = z

Si considero que los atributos de una persona son una sumatoria de rasgos que definen su Ego (Freud definió al Yo como una sumatoria de identificaciones) y que los puedo representar por medio de letras, también puedo incluir en esta definición del Ego rasgos irracionales (I), como ser: sueños y síntomas psicológicos. El total de estos atributos conforman de modo singular al individuo (dan un determinado resultado = z), y esto constituirá la función Ego de un determinado individuo.

Una valoración que nos enferma

Tal vez nos molestan estos rasgos irracionales y, luego de no poder reemplazarlos los juzgamos negativamente, con lo que veremos totalmente afectada la función:

F(Ego): (a + b + c) / (-I) = -z

De esta manera es como nos enfermamos, realizando un juicio moral negativo sobre nuestras irracionalidades, de esta manera alteramos la fórmula natural.

Función terapéutica

Los psicólogos intentamos mostrar que estos elementos irracionales cumplen un rol de equilibrio muy importante en la psiquis humana, intentando restituir la función originaria del Yo, sin el juicio y la condena. De esta manera mostramos a nuestros consultantes que los sueños tienen un sentido que puede cumplir una importante función en la vida de una persona aunque no lleguemos a comprenderlos nunca en su totalidad, también los síntomas psicológicos como la ansiedad, una fobia, una tristeza extendida en el tiempo, cumplen funciones en nuestras vida que no podremos jamás comprender plenamente pero que es importante tener consciencia de cómo se relacionan con toda nuestra vida y pueden ayudarnos a construir el mayor recurso de nuestro yo: el propósito de vida.

Función (del Yo) : ( familia + trabajo + recreación ) / Sueños con dragones(*) = Propósito!

(*) El terapeuta le interpretó que los “dragones” son las dificultades de la vida que si logra vencer creando recursos psicológicos que sean como “espadas afiladas” le ayudarán a descubrir su vocación.

______________________________

Nota: pido disculpas a los matemáticos por este uso un poco libre de su ciencia, aunque si me permiten un mínimo de crédito podrán ver que no tanto.

Poder y femineidad: el alma de Google

Recientemente recibí la noticia de que desarrolladores de Google se oponían a una decisión de su gerente de trabajar en cooperación con las fuerzas armadas de EE.UU. a través del empleo de modelos de inteligencia artificial. Primero pensé: “¡Qué ilusos!” Después me dije a mí mismo: “¡Qué bueno este sinceramiento!”

Luego de la segunda gran guerra, EE.UU decide tomar el control de gran parte del mundo por medio de la fuerza militar -no es una crítica, sólo una aclaración-, éste es su eje rector en política -internacional e… intranacional-, su comando fundamental. Es una elección y toda elección implica una modalidad de responder a ello.

Considerando estos determinantes, podemos reconocer que todo desarrollo científico, cultural, empresarial, estará siempre dirigido por el poder y la fuerza en este país. El desarrollo exhuberante que Google ha tenido en los últimos años ha sido posible en este particular contexto, y sólo tiene sentido desde esta perspectiva; lo que actualmente sucede no es una intromisión del poder bélico en la inteligencia cooperativa de los jóvenes ingenieros, sino simplemente su consecución lógica. No obstante ello, voy a realizar un intento explicativo desde la Psicología Junguiana aplicada a problemáticas globales.

Ánima y Ánimus

La diversidad de colores de Google, su libertad creativa e imaginativa, su espíritu cooperativo, representan cualidades de la psiquis femenina o Ánima en la Psicología Profunda de Carl Jung, potencialidades que sólo ésta puede desplegar. En su contraparte, el enfoque de la atención y la concentración de la fuerza en la búsqueda de objetivos concretos y tangibles, responde a características de la psiquis masculina o Ánimus. Por lo tanto, lo que en esta situación sucede es que la mentalidad estadounidense ha permitido el despliegue del potencial del Ánima creadora y ahora está decidida a apropiársela por parte de la externalización deformada del Ánimus que es el patriarcado militar. Éste no representa la psiquis masculina, sino a su deformación por medio de la violencia.

No obstante, esto es sólo un emergente superficial del Espíritu de la época, y podemos realizar un análisis aún en mayor profundidad.

Google se hace hombre

De manera similar al modo en que el mundo adulto hace añicos los sueños del alma infantil, la política norteamericana le dice a Google que ya es momento de que sea haga hombre: “éste es el mundo real, basta de jugar como niños”.

El Ánima ha quedado atrapada en las garras del machismo, del jerarquismo asociado al poder de someter al otro.

El dragón y el bebé

Desde la Psicología Junguiana podemos considerar que los distintos fenómenos sociales son emergentes de símbolos arquetípicos que podemos rastrear en las mitologías y corrientes espirituales, las cuáles conforman el Inconsciente Colectivo. Buscando un intento de exploración más profundo, notamos las relación arquetípica entre el poder y el Ánima en el Apocalipsis, por ejemplo:

Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Ap. 12, 1-4; RVR 1960.

Diferentes símbolos, aquí la mujer vestida de sol y el dragón escarlata, representan la misma relación entre el Ánima que engendra, fructifica (como los jóvenes desarrolladores de Google) y el dragón (ejército) que pretende devorar su obra.

Una desviación del Ánimus

No obstante lo dicho, existe un sesgo peligroso al identificar el Ánimus con el patriarcado violento; como señalé párrafos antes, el machismo es una desviación patológica del Ánimus, el cuál también posee un aspecto productivo y saludable referido a la capacidad de enfoque y de logro de la energía masculina. Empleo un ejemplo patológico porque a través de estos casos es sencillo apreciar la esencia de uno y otro aspecto, al mismo tiempo que es útil para mostrar cómo se entrelazan complejamente Ánima y Ánimus en los desarrollos colectivos y cómo estos remiten a un Espíritu Profundo, cuyos determinantes son arcaicos en nuestra mente y en nuestra cultura.

Un sueño despierta a un niño

Joshua se despertó en la noche gritando y llorando, sus papás corrieron a abrazarlo y tranquilizarlo, diciéndole que no sucedía nada malo, sólo había tenido un sueño muy feo, pero el niño no dejaba de llorar aún sujetado firmemente a los brazos de sus padres, como si se hallase ante el peligro de caer en un profundo abismo.

Su madre comenzó a preocuparse, sabía que su hijito sólo había tenido una pesadilla, pero en su instinto maternal algo preocupante percibía.
Su padre lo interrogó acerca del contenido de aquel sueño; con mucha dificultad para expresarse, el niño les relató que se encontraba solo en una montaña, estaba lastimado y sentía dolor en todo el cuerpo, un dolor que aún despierto seguía experimentando. Su mamá estaba allí pero no podía ayudarlo; el pequeño continuó relatando: era de día y de noche al mismo tiempo pero lo que más le asustaba era que buscaba a papá y él no estaba, Joshua tenía miedo en el sueño de que su papá hubiese muerto.

Su padre, abrazándolo muy fuerte le dijo:

– No tengas miedo, papá siempre está contigo.

El niño se relajó y se durmió en sus brazos, junto a su pecho. El padre volvió a recostarse y también durmió. Pero ella, su madre, no pudo hacerlo. Algo de aquel suceso permaneció en su mente, sabía de pesadillas pero era la primera vez que escuchaba acerca de un dolor físico de esa manera que atravesase la barrera del sueño y llegara hasta el despertar del niño.

El origen de un símbolo

Este niño fue el primero en la historia que tuvo esta pesadilla, porque hubo un primer niño y un primer sueño. Luego de él, muchos otros niños se despertaron y se despertarán angustiados en la noche con el temor de haber perdido a su papá. Cada uno de estos niños, por alguna misteriosa conexión, guarda en sí aquel código secreto de Joshua.

El sueño de Joshua se hizo realidad a sus 38 años, sin embargo, ningún niño jamás tendrá en sus noches el recuerdo de aquel dolor en el cuerpo, éste se ha quedado para siempre con el pequeño.

Mientras sus ojos se cerraban, su boca exclamaba: “Padre mío, ¿por qué me abandonaste?” Pero antes de agotar su aliento de vida vino muy vívidamente a su mente una imagen: la de su papá cuando era pequeño que le decía: “No tengas miedo, papá siempre está contigo”. Sintió muy fuerte su abrazo, y descansó.

“Él no está aquí. Ha resucitado.”

Una tenue luz azul brillante cruza un muro, un muro de piedras. Todo tiempo es visto, todo lugar es alcanzado. Su Sentido produce efectos en todas las lenguas.

La inspiración transforma el aire en el carbono nutritivo para los vegetales cuando ellos son iluminados por el sol.

La luz del fuego atraviesa los mares y las montañas, polarizando cada condición singular en una inversión de lo real. La creación de este orden muestra que la materia muerta no está aquí, no existe.

El simulacro pierde su soplo y consistencia. Nada está aquí, solamente un fantasma desvaneciéndose.

Él está resucitado en todas partes, tocando cada ser humano, en todo tiempo. Los sueños emergen de Él, su sensación es percibida por cada ser viviente; la materia es devastada por el potencial creativo introyectado en los símbolos. No es mente inconsciente colectiva, eso es su mente, su presencia. Eso es Él, y Él está aquí.

Inversión de la realidad. Resurección.

La Sombra puesta sobre el Yo

Desde la perspectiva junguiana es posible interpretar los acontecimientos de la vida de los seres humanos como acciones impulsadas por un propósito más allá de lo que el individuo comprende.

La “Sombra”, un controvertido concepto de la Psicología Profunda, señala que el “Yo” de una persona -o grupo de personas- es asediado por un conjunto de pensamientos y sentimientos que no logra comprender cabalmente y que, cuál espíritu de ultratumba de una mitología perdida, busca poseerlo y habitar en él.

Tal vez pueda ilustrar esta compleja relación que se entreteje entre el Yo y la Sombra con lo que sucede en la homosexualidad: aquí el Yo de una mujer o un hombre siente y comprende este conjunto de ideas y emociones que arriban a su consciencia como si fuesen la presencia de algo ajeno que invade y termina tomando y modificando la personalidad. Desde el análisis que aquí planteo, esto sucede porque tiene una función que cumplir, una clase de “finalidad”; con ello quiero decir que la homosexualidad como Sombra llega al Yo para hacerlo cumplir una especie de “misión”, no es un fenómeno que sucede aleatoriamente sino, por el contrario, posee una intencionalidad. El problema radica en que dicha intencionalidad no corresponde al Yo sino al Inconsciente Colectivo -otro concepto aún más controvertido.

Comprendo que estas ideas no son sencillas de asimilar, pero confío en que el ejemplo las podrá ilustrar.

La emergencia de la homosexualidad como fenómeno social masivo y aceptado, que llega a la legislación del matrimonio igualitario con las consecuentes atribuciones de derechos, permite sacar a la luz un lado rechazado de la sociedad, pero ese lado repudiado implicaba a cientos de miles de personas. El hombre descubre que eso “horroroso” que ve en el gay es parte de todo hombre y de la masculinidad, lo mismo la mujer con la lesbiana. El varón observa atónito que un hombre puede ser sensible, tener gusto por la estética y las artes o nada de ello y la virilidad no depender de roles socialmente construidos. Como consecuencia de este fenómeno se produce una modificación de la imagen de hombre y de mujer que era absolutamente necesario para la evolución de la sociedad y la detención de la peligrosa cadena de asociaciones: discriminación-estigmatización-eliminación.
Una vez la Sombra ha cumplido su función, el Yo queda libre para tomar la decisión que desee, pudiendo llevar un comportamiento homosexual en adelante o no, ello es indistinto para el proceso que busca realizar el Inconsciente Colectivo; el problema radica cuando el individuo y su entorno no comprenden que esto ha tenido un sentido, en este caso el Yo queda poseído por la Sombra y atrapado en ella, sin poder entender el propósito.

Para ahondar en el tema de la Sombra, quiero mencionar otro fenómeno que adquiere hoy la fuerza de la Sombra en nuestra sociedad y busca su comprensión profunda: el feminismo.

Con la bandera del aborto en mano, el feminismo porta la imagen de lo repudiado y rechazado por el sector social más conservador. Si tomamos a este sector como un modelo del Yo, el feminismo es un “espíritu” que viene a arrojarle un sentido que debe comprender para poder crecer; nuevamente, el problema aquí radica en el juicio de valor que se realiza y que “demoniza” el fenómeno por medio del preconcepto que obtura, impide, la comprensión empática.
Con tantos niñas y niños abusados, asesinados -asociado a un contexto general de ausencia paterna-, es totalmente lógico que las mujeres -cuidadoras naturales desde la perspectiva biológica- se empoderen y cobren sobre sí el ímpetu de la Sombra para mostrar la crueldad del patriarcado, no el de ellas, sino el del sector “consciente” de la sociedad. El intento por legalizar el aborto no es más que un espejo invertido del yo de muchos hipócritas que han ocultado y rechazado lo que ellos mismos han realizado incontables veces para ocultar sus actos.

Con este planteo no pretendo argumentar a favor del aborto, todo lo contrario, estoy en contra de la legalización del mismo, pero mi función como psicólogo -y como ser humano- no es decir lo que se debe hacer sino mostrar estas realidades profundas. De esta manera pretendo ayudar a integrar sectores sociales que se abren en confrontación y la división es perjudicial para todos.

El gráfico muestra una hipótesis de trabajo en la que la Sombra, como concepto cualitativo, se desplaza desde un fenómeno social a otro, lo cual puede constatarse cuantitativamente midiendo los números de casos relevantes a través de una metodología de análisis apropiada. Es una hipótesis, no una conclusión, un punto de partida de investigación no de llegada para ilustrar los temas tratados.

Si bien el gráfico dice “número de casos”, puede estudiarse como percepción de relevancia social que los medios de comunicación le dan a la temática o, “agenda mediática”. También: “número de casos significativos reseñados por los medios masivos de comunicación”, entre otras opciones de análisis.

El artista al límite

Dolores O’ Riordan muestra con su arte una experiencia que traspasa los límites de su persona, una experiencia transpersonal: ella logra percibir el sin-sentido de la guerra y lo plasma en una canción que transmite todo su dolor -zombie- y, al mismo tiempo, permite que cientos de miles de personas nos identifiquemos con esa vivencia de modo empático. El artista cumple una importante función social de esta manera: trae a la luz un cúmulo de sensaciones que habían quedado ocultas, en la Sombra, según la terminología Junguiana. Zombie es el emergente de una época y de un lugar.

Quisiera intentar un artista local, con una situación muy ambivalente. Su letra dice:

Una nueva noche fría
Voces, sólo voces, como ecos/
Como atroces chistes sin gracia/
Hace mucho tiempo escucho voces y ni una palabra/
Y mis ojos maltratados se refugian en la nada/
Y se cansan de ver un montón de caras y ni una mirada/

Emergentes sociales: el retorno de la Sombra

La letra corresponde al controvertido grupo Callejeros, involucrado en la “masacre de Cromañón”. Si bien el texto ya posee varios años, muestra de modo claro la más terrible oscuridad de los jóvenes latinoamericanos de comienzos del siglo XXI: sus vidas no tienen sentido, y es el artista quién trae el tema hacia el sentido común cotidiano con toda la fuerza de las emociones y sensaciones que transmite la música. Pero el grupo de jóvenes cantantes, asediado por el éxito, no comprende lo que está sucediendo.

El reino de la Sombra

Esta entidad es el resto que la sociedad civilizada ha rechazado de sí, lo que no quiere ver pero que ella misma ha engendrado. Cada niño que duerme en la calle de la gran metrópolis Buenos Aires posee un problema mayor que su falta de techo, un problema aún mayor que todos sus déficit nutricionales: no hay alguien que pueda darle sentido a su vida.

Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Sin darse cuenta, los jóvenes Callejeros son tomados por la Sombra que se expresa a través de ellos; pero la Sombra pertenece al Inconsciente Colectivo, no a ellos ni a su creatividad. O sea: ¡Es Inconsciente! ¡Ellos no se dan cuenta que, paulatinamente, se tornan un imán de cada vida juvenil que corre el riesgo de perder el sentido. La consciencia de cada joven individual “hace contacto” con la Sombra a través de ellos; pero esto es “alto voltaje” y ellos no están preparados para esto, ni siquiera comprenden lo que está sucediendo.

¿Por qué?

Porque solamente lo espiritual puede contener la fuerza que proviene del Espíritu de la Profundidad, sólo una creencia de este tipo podría ayudar a entender que lo que les sucede es algo similar a la experiencia de un profeta de Israel que delata los crímenes de la monarquía, o del mismo Jesucristo que libera el poder de Dios para todo hombre, que había quedado apresado en manos de los religiosos legalistas.

Los jóvenes Callejeros fueron llamados directamente por Dios, a través de la Sombra que reposó sobre ellos, a anunciar una injusticia y una oportunidad de liberación, y quizás todavía están a tiempo de realizar su misión.

Sólo Uno

Desde mi punto de vista, es el Evangelio de Jesús el que me permite comprender mi propia inconsciencia y la de mi época, y qué sentido tiene cada momento, cada persona en cada lugar.

Entregada “en manos” del Arquetipo Fundamental

El límite humano marca la necesidad de un arquetipo que logre el equilibrio de la psiquis, por lo tanto, poder interactuar con dicho patrón también sugiere que pasemos por un duelo…

Imagen del niño que murió en el atentado terrorista sobre el que Dolores compuso la letra para Zombie.

La última actuación de Dolores O’Riordan

Su acting-in definitivo es su muerte… Ahora inicia su impacto centrífugo sobre la comunidad. Exactamente la misma lógica de la muerte – Resurrección – Venida del Espíritu Santo sobre la comunidad. De esta manera, Dolores ha pasado al dominio del Inconsciente Colectivo. En términos evangélicos: el Reino de los Cielos.

Presentación del libro “Alicia sin espejo. Una era sin padre”

En pocos días, juntos a amigos y compañeros de trabajo, estaremos presentando esta narración, mezcla de historias vividas por cientos de personas y ensayos psicológicos que muestran una terapia en profundidad.

El texto articula experiencias que constituyen patrones de pensamientos-sentimientos-comportamientos de la historia de los seres humanos con conceptos de la Psicología Junguiana: los Arquetipos y el Inconsciente Colectivo.

Esperamos poder compartir contigo este momento de charla amena, mientras tomamos un café en el bar en el que se hará la presentación en Santa Fe.

Pronto, más info.