Tristeza no es Angustia

Cuando eramos niños existía una fuerza interior que nos llevaba a desear jugar, divertirnos, explorar el mundo. Todo ello nos producía placer y al mismo tiempo era la base de nuestro crecimiento y de nuestro mundo interior.

Cuando nos volvemos adultos todo cambia, allí surge una sensación nueva: la angustia. Luchamos contra ella, intentamos acallarla con distracciones, anestesiarla con ansiolíticos, o directamente la llevamos hacia nuestro cuerpo con alguna sintomatología. Pero de una u otra manera, ella no se va.

Ver nota completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s