El odio hacia la mujer

Cuando una adolescente se enamora y no es correspondida por el chico que quiere, puede escribir en su diario íntimo, puede hablar horas y horas con sus amigas o, simplemente, puede encerrarse en su pieza a llorar.

Cuando un adolescente se enamora y no es correspondido por la chica que quiere, se emborracha, se droga, sale a pelearse con otros adolescentes o, al menos, algo debe destruir, pero jamás hará contacto con su interior.

Es un triste destino el que nuestra sociedad le educa a la psicología del varón, la manera en que debe ser “macho”.

Existe un “odio industrial” e incluso, un “odio institucional” hacia las mujeres, sobretodo cuando son “jóvenes y locas”, porque una cosa parece estar asociada a la otra en nuestra manera de pensar. Las mujeres son un problema para nuestra sociedad, se resisten permanentemente al sometimiento de la fuerza que propone la “lógica masculina” del poder; no creen mucho en las religiones productos de los hombres; se embarazan y no pueden trabajar y, mucho peor aún, hacen que los hombres nos enamoremos de ellas y “perdamos la cabeza”, hasta que, ¡gracias a Dios!, aprendemos a despreciarlas y a no sentir nada por ellas.

Las mujeres revelan el déficit atroz de educación emocional que tenemos los hombres. Pero, no vamos a dejar de trabajar una hora al día para sentarnos a jugar con los niños, no vamos a quedarnos un día triste a reflexionar internamente sin ir a la previa de la cancha a alcoholizarnos y drogarnos, porque este vómito de impulsos nos hace realmente hombres y nos ayuda a superar cualquier padecer emocional que tengamos. (Es increíble la cantidad de mujeres que, a su vez, piensan de esta manera).

Sea como sea, no vamos a cambiar, seguiremos asesinando mujeres y niñas, todos los que conformamos esta sociedad saturada, consintiendo cada día con nuestros actos las condiciones de posibilidad de estos acontecimientos.

¿Por qué el “odio”?

Porque el odio es una emoción ligada a la agresividad y a la función de separación. “Separación” de todo esto “terrible” que representa lo femenino y de lo que los hombres debemos alejarnos. Al menos eso es lo que nos dijeron.

mujer lastimada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s